por que lean

Por qué está de moda el “lean”

In Últimas entradasby Neus PortasDeja un comentario

Qué es "Lean"

Pese a que  Toyota empezó a aplicar el concepto Lean en su cadena de producción hace ya bastantes décadas, fue con el libro de Eric Ries, "Lean Startup", que se empezó a poner de moda.

La metodología que proponía Ries, enfocada a Startups, se basaba en minimizar el riesgo en cada paso antes de pensar en crecer cuando ni siquiera has nacido. Confirmar cada paso. No dar el siguiente paso hasta asegurar que la propuesta que se ofrece, resuelve el problema. Y no invertir hasta confirmar que la solución, tiene encaje en el mercado. El mejor tester, el consumidor.

No sólo para startups

La metodología lean no sólo es aplicable a startups o cadenas de producción. El management lean se impone como manera de gestionar empresas de manera ágil. Con la infraestructura necesaria, ni más, ni menos. Buscando siempre la productividad, ligada a la excelencia.

En un momento donde el mundo va tan rápido, donde parece que por más que corras no alcanzas el ritmo vertiginoso que se impone, la metodología Lean permite ir, como mínimo, más ligero. Ser más ágil es requisito indispensable para coger ritmo, para innovar aportando lo que el mercado pide cuando lo pide. Ser más ágil se hace imprescindible para poder trabajar con quien sepa lo que se necesita saber en el momento adecuado. Ser más ágil ayuda a trampear obstáculos, a volar más alto, a sortear baches cuando el el mercado se torna complicado. Que sucede, y cada vez más a menudo.

Hay que saber tener visión a largo plazo pero actuar a corto. Y cuando digo a corto, digo a cortísimo. Al momento. Cuando hace falta, cuando despunta la oportunidad. Ya.

La semana pasada, en la conversación entre emprendedores que tuvo lugar en el evento de Hoy Es Marketing, cuando se les preguntaba dónde se veían dentro de un año, cada uno comentaba su plan. Cuando el tiempo se alargaba a cinco, pocos sabían qué decir. Tenían una idea, una visión, pero sin saber si eso sería a cinco, a tres, a diez o nunca. Se veía borroso y no sabían identificarlo.

Mantente ágil

Recuerdo que mi abuela, que vivió hasta los 93 en muy buena forma física, decía que su secreto estaba en comer poco, para no engordar, así se mantenía ágil. 

De eso va, en cierto modo, la filosofía lean. Y digo filosofía porque creo que va más allá de un método: es una manera de entender la empresa. De no gastar por encima de las posibilidades. Pero tampoco de las necesidades. Aunque puedas, no lo gastes si no hace falta. Mantente austero -que no tacaño. Elimina lo superfluo, suelta lastre. Invierte en lo que de verdad hace falta y olvida lo que sólo viene dictado por cierta soberbia. 

Busca crecer en propuestas, en innovación, en calidad. Aumenta tu equipo, en esas áreas donde es necesario. Crece en capacidad, en expertise, en inversión eficaz, en engagement, en comunidad.

Pero mantente ágil, siempre. Porque el tamaño "físico" no te hará invencible. Pero en cambio te quitará agilidad. Te restará capacidad para adaptarte a los cambios que vengan. 

Ya nadie es invencible, hoy en día. Sobrevivir hoy en día ya no depende de la fuerza física, sino de la agilidad del núcleo. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.